CALLEJÓN DEL ORO DE PRAGA. Uno de los lugares más entrañables de Praga.

El Callejón del Oro de Praga, también conocido como Zlatá Ulicka en lengua checa, es uno de los lugares más entrañable de la preciosa ciudad de Praga. Situado en el barrio de Hradcani, es decir en el barrio de Castillo, donde además del antiguo Palacio Real checo se ubican otros edificios de importancia como la Catedral de San Vito o la Iglesia de San Jorge.

El Callejón del Oro de Praga es una estrecha callejuela adoquinada donde su ubican un conjunto de pequeñísima casitas pintadas de colores vistosos. La urbanización y construcción del Callejón del Oro corresponde al siglo XVI.

El origen de estas pequeñas viviendas no era otro que el de alojar a la guardia personal del Emperador Rodolfo II de Habsburgo, nacido en Viena y que, además de Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, era Rey de Hungría y de Bohemia.

El Callejón del Oro de Praga. Por qué se llama así.

Sin embrago, si esta estrecha callejuela recibe el nombre de Callejón del Oro no es por este motivo si no por uno bastante más poético. La leyenda cuenta que fue aquí donde se ubicaron un conjunto de alquimistas que tenía como objetivo principal el de transformar el hierro del Emperador, en oro. Y además, producir la piedra filosofal y el elixir de la vida.

La verdad es que no queda claro si dichos alquimistas llegaron a existir jamás y menos si fueron ubicados en estas pequeñas viviendas (parece ser que de haber existido habrían vivido en la colina del Castillo, pero en otra calle).

La cuestión es que desde hace unos años el Callejón del Oro de Praga ha convertido en uno de los lugares más turísticos de la ciudad, de manera que las distintas casitas han sido reconvertidas en tiendas de souvenires y pequeños talleres de artistas orientados a vender su mercancía al viajero.

Eso sí, los amantes de la obra del célebre escritor Franz Kafka, tan relacionado con la ciudad de Praga, tienen en el Callejón del Oro uno de los puntos del itinerario que sigue sus pasos por la capital checa. Según parece, en el número 22 del Callejón del Oro, el escritor vivió por espacio de algo más de un año junto a su hermana Ottla.

¿Es gratis visitar el Callejón del Oro?

Uno podría pensar que debido a que no se trata de nada más que de una estrecha callejuela repleta de tiendas de souvenir, visitar el Callejón del Oro de Praga debería ser gratis. Pues no lo es. Hay que pagar entrada para ello. Lo más cómodo es comprar la entrada conjunta que permite visitar la práctica totalidad de los monumentos de la Colina del Castillo, incluida la Catedral, la Basílica de San Jorge y el Palacio Real, que son los tres edificios de más importancia.

Este circuito tiene un precio de 350 ZK (con descuentos para niños entre 6 y 16 años y para los mayores de 65 años), es válido para dos días e incluye la visita a la Zlatá Ulická o Callejón del Oro de Praga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *