La pequeña iglesia bizantina de Kapnikarea en Atenas.

La iglesia bizantina de Kapnikarea es una de las sorpresas que uno se puede encontrar paseando por Atenas.  Uno piensa que es normal que puedan encontrarse viejas ruinas pertenecientes a la Antigua Grecia. También creee normal que pueda pasearse por grandes avenidas e iglesias ortodoxas. O quizá que algún pequeño monasterio bizantino se localice en los arrabales de la gran ciudad. Sin embargo, encontrarse con una pequeña iglesia ortodoxa de origen bizantino literalmente encajonada en medio de la más comercial de las arterias de Atenas supone una verdadera sorpresa.

Kapnikarea, la pequeña iglesia bizantina de Atenas, una joya del siglo XI.

La pequeña iglesia bizantina de Atenas recibe el nombre de Kapnikarea y está dedicada a Presentación de la Virgen María. Se trata de una  iglesia abovedada, de planta cruciforme y que pertenece a la Universidad de Atenas. Podríamos decir que se trata de un pequeño milagro que esta iglesia bizantina de Atenas, del siglo XI, se mantenga en pie, dado que está ubicada justo en medio de la calle Ermou, la Avenida más comercial de Atenas y donde el precio del metro cuadrado resulta más caro.

Como muchas iglesias de aquella época, esta pequeña iglesia bizantina de Atenas está construida en ladrillo visto y dispone de una pequeña cúpula, tan característica, que se ubica encima de un tambor octogonal. En su fachada encontramos algunos frisos y ventanas de medio punto. Iglesias similares de pueden encontrar en toda Grecia y en otros lugares de los Balcanes, desde Kosovo a Macedonia.

Se piensa que esta pequeña iglesia bizantina fue construida sobre el 1050 encima de un templo pagano. Algo muy habitual en estas latitudes. Y allí estuvo durante casi 800 años hasta que a mediados del siglo XIX se pensó seriamente en que debía ser demolida en aras de la modernidad. Eran tiempos de Oto I como Emperador absoluto del Sacro Imperio romano Germánico. Luis I, Rey Bávaro, se interpuso en su camino y consiguió que este pequeño tesoro no fuera demolido.

En el interior de la iglesia bizantina de Kapnikarea podemos admirar los frescos pintados por el griego Fótis Kóntoglou. Sin embargo, no se trata de pinturas antiguas si no del siglo XX. Por suerte las restauraciones acometidas durante la segunda mitad del siglo XX le han devuelto el antiguo esplendor a esta pequeña iglesia bizantina del centro de Atenas.

Merece la pena que, entre los distintos grandes tesoros de la arquitectura de la Atenas clásica, dejemos un ratito para visitar esta pequeña iglesia bizantina ubicada en medio de la calle más comercial de Atenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *