Torre de Londres. Las Joyas de la Corona Británica y el Palacio Real.

La Torre de Londres es el nombre por el que popularmente se conoce el Palacio Real y Fortaleza de su Majestad la Reina de la capital británica. Es una de las visitas más interesantes que se pueden hacer en Londres y permite conocer, además, las Joyas de la Corona Británica, uno de los tesoros más excelentes del mundo entero.

Situado prácticamente en la misma orilla del río Támesis y justo enfrente de otro de los hitos de Londres, el Puente de la Torre, se trata de uno de los lugares de la ciudad que alberga más historia, pues esta se remonta a la época de su fundación, en 1066.

La Torre de Londres es, en realidad, la Torre Blanca que sobresale por encima del resto de edificios de la fortaleza. Sin embargo, la torre ha terminado por dar nombre a todo el complejo. El castillo se empezó a construir tras la invasión normanda de la capital del Támesis. Fue Guillermo I de Inglaterra, llamado el conquistador, quien pudo inaugurar la Torre de Londres (la Torre Blanca) en 1078.

El complejo de la Torre de Londres ha desempeñado muchas funciones desde su construcción, incluida las de cárcel (incluso la Reina Isabel I fue encarcelada allí durante el siglo XVI) y, aunque ahora hace las funciones de museo y ya hace muchos siglos que el poder real no se concentra en la fortaleza, mantener el control de la Torre de Londres suponía hacerlo de la ciudad entera, siendo uno de los puntos más codiciados por lo ejércitos invasores.

Desde luego, con el paso de los años, la Torre de Londres fue ampliándose, de manera que la Torre blanca inicial fue circundada por un conjunto de edificios que forman actualmente un par de anillos concéntricos a la misma, incluidos un conjunto de dos murallas con grandes torreones en las esquinas y fosos defensivos. Tras varias ampliaciones, la estructura se mantiene más o menos igual que como estaba en el siglo XIII.

La Torre de Londres en la Actualidad. Visitar la Torre de Londres y las Joyas de la Corona británica.

Actualmente, la Torre de Londres no es más que otra atracción turística de las que podemos encontrar en Londres. Como sabéis, es el Palacio de Bickingham el que hace las funciones de palacio real, de manera que la Torre de Londres no es más que un gran museo. Sin embargo, no solo por la belleza del lugar, si no también por la rica historia que alberga, supone una de las visitas más interesantes de la capital británica.

Una de las curiosidades de la Torre de Londres es que aquí es donde podemos encontrar los típicos Beefeaters. Se trata de los alabarderos encargados del control de la Torre de Londres y que también hacen las funciones de guías.

Durante el tour por la Torre de Londres se visita la Torre Blanca y el Palacio Medieval, que fue la residencia de los reyes británicos durante varios siglos. Aquí podemos encontrar parte del viejo mobiliario utilizado por los monarcas británicos.

Sin embargo, es la visita a las Joyas de la Corona Británica el punto más importante o más esperado durante el recorrido por la Torre de Londres. Se localizan en una zona fuertemente acorazada, como no puede ser de otra manera tratándose de algunas de las joyas más extraordinarias del mundo. Aquí podremos encontrar la corona real británica además de otras joyas imperiales como cetros y espadas que han pertenecido a los monarcas de la corona británica.

Torre de Londres

crédito de foto

La Torre de Londres. Precio de la Entrada.

La Torre de Londres no es barata, aunque sí que es un edificio que merece la pena vivitar. Además, está incluida en la London Pass.

Estos son los precios de 2016:

Adultos: £24,50.

Menores de 16 años: £11.  

crédito de foto de portada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *