Las 4 ciudades imperiales de Marruecos.

Conocemos como las 4 ciudades imperiales de Marruecos aquellas ciudades que a lo largo de la historia ostentaron la capitalidad del estado. O, mejor, dicho de los distintos reinos que han ostentado el poder en esta zona del Magreb, ya que el Marruecos moderno no consiguió la independencia de España y Francia hasta el año 1956.

Las 4 ciudades imperiales de Marruecos son Marrakech, Rabat, Fez y Meknés. Se trata de cuatro poblaciones que deberíais incluir en todo viaje al país. De esta manera, como mínimo hay que dedicarle dos jornadas enteras a Fez y Marrakech, mientras que para Rabat y Meknés os puede bastar con un solo día de visita.

Las 4 ciudades imperiales de Marruecos. Las visitas imprescindibles.

Marrakech

Marrakech no es solo una de las ciudades imperiales de Marruecos, si no también la más turística e interesante del país. Como decía, los alicientes y atractivos que ver en Marrakech merecen que le dediquéis un par de jornadas enteras.

Aunque os podéis alojar en la parte nueva de la ciudad, lo mejor es contratar el alojamiento en alguno de los mejores riads de Marrakech. Se trata de pequeños palacetes alzados alrededor de un patio central, de lo más atractivos. Muy a menudo podéis encontrar excelentes oferta. Se ubican generalmente, en plena medina de Marrakech, de manera que las visitas más importantes de la ciudad las tendréis a tiro de piedra.

Entre las visitas imprescindibles de la ciudad no pueden faltar la Plaza Jamaa el Fna, con la mezquita Koutoubia (no podréis visitar su interior), el palacio Bahia, las tumbas saadies, o la Medersa Bn Yousef, una de las más bonitas escuelas coránicas que se pueden visitar en las ciudades imperiales de Marruecos.

Además, deberías dedicar alguna jornada a realizar alguna de las mejores excursiones desde Marrakech. Aquí te explicamos, además, mo visitar el desierto de Merzouga desde Marrakech.

Visitar las ciudades imperiales de Marruecos

Cuáles son las ciudades imperiales de Marruecos

Fez, la más tradicional de las ciudades imperiales de Marruecos.

La segunda de las ciudades imperiales de Marruecos que no os debéis perder es Fez. Se trata, probablemente, de la más tradicional de todas ellas.

Como en el caso anterior, lo mejor es alojarse en uno de los mejores riads de Fez, situados en la vieja y estrecha medina, desde donde podréis visitar la mayoría de los monumentos que hay que ver en Fez de forma obligada.

Entre las visitas que no os debéis perder, encontramos dos madrasas: la Bou Inania y la Attarine. Son bastante semejantes, pero no debéis dejar de conocer ambas, con sus filigranas de yeso y sus patios donde se conjugan azulelos y maderas nobles. Sin embargo, el lugar más turístico de Fez son sus curtidores. Para visitar los curtidores de Fez deberéis subir a alguna de las terrazas que permiten disfrutar de este ancestral espectáculo desde las alturas. Eso sí, el olor es intenso y no todos los viajeros pueden resistirlo.

El Mausoleo de Moulay Idriss, dedicado al que fue Rey de Marruecos entre 807 y 828, es otra visita indispensable. Este monarca está considerado algo así como un santo para la religión musulmana.

En este post os contamos cómo ir de Fez a Marrakech.

ciudades imperiales de Marruecos

Meknés.

La tercera de las ciudades imperiales de Marruecos no tiene tanta relevancia como las anteriores. Sin embargo, sólo por conocer la maravillosa puerta Bab el-Mansour, considerada como una de las más importantes joyas de las ciudades imperiales de Marruecos, ya merece la pena.

Mulay Ismail, fue quien, en el siglo XVII, trasladó la capital de su reino a Meknés. A aquel momento de esplendor le debemos la mayoría de monumentos de interés, como la citada puerta.

Además, en Meknés también debéis visitar el mausoleo de Mulay Ismail, la plaza Koubbat as-Sufare, la Grande Mosquée (por desgracia, tampoco podréis entrar a su interior) o la madraza Bou Inania.

Ciudades imperiales e Marruecos

Rabat

Rabat es la primera de las 4 ciudades imperiales de Marruecos que vais a visitar si empezáis el viaje por el norte. De hecho, es la actual capital del país, aunque no se trata de una de las ciudades más turísticas.

Quiaá el monumento más interesante de Rabat sea la Torre de Hasan, que es lo que queda de la antigua mezquita de Hasan. O, mejor dicho, de su minarete. Según parece este alminar era muy semejante al de la Koutubia de Marrakech y al de la Giralda de Sevilla, cuando ésta era también un minarete. Aunque solo una parte del minaret ha llegado a nuestros día, es fácil entender el esplendor de sus mejores días.

La interesante Kasbah, un lugar ideal para pasear, y el Mausoleo de Mohamed V, son otras de las visitas que no os podéis perder en Rabat, la cuarta de las ciudades imperiales de Marruecos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Como todo sitio de internet, La Guia Viajera emplea cookies para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Los datos de su navegación (pero no los personales) se comparten con nuestros partners. Si continúa navegando está dando su consentimiento para aceptar las cookies. + INFO. ACEPTAR

Aviso de cookies