Viana do Bolo, un Carnaval que trae al presente tradiciones ancestrales

El de Viana do Bolo es uno de los carnavales más antiguos de Galicia y su secreto para llegar hasta aquí tan vivo y con tanta energía, es el modo en que se convierte en un mosaico viviente de tradiciones ancestrales y perennes. Se trata de la manifestación de una fiesta que tiene nombre propio a la que se refieren como ‘Entrudio’. A la gran algarabía y expresión de alegría que implica la celebración de este carnaval se une el origen misterioso y las leyendas prerromanas que hablan de él, todo ello fundido con las formas de celebración de principios del siglo XX. Toda una expresión del pasado que adquiere cada año un mayor protagonismo en la agenda cultural de Viana do Bolo.

Muy próximo a Zamora, este municipio es una joya bañada por las serenas aguas de los ríos Camba y Bibei y adornada por miles de castaños centenarios. Sus calles empedradas invitan a perderse entre edificios y casas blasonadas, pequeños jardines que ofrecen vistas al valle fluvial y un arco en el Concello, bajo el cual transcurre la vida cotidiana. En su historia arraigan tradiciones ancestrales que cobran vida especialmente durante el Entroido. Es en estas fechas cuando un caleidoscopio de figuras y rituales que cada año despiertan para participar en una danza atemporal sin fin, que transcurre en los fríos primeros meses de año.

Se cree que esta celebración tiene sus raíces en rituales agrícolas y ganaderos de tiempos prerromanos. No obstante, su configuración actual data de principios del siglo XX.

El Carnaval vianés se destaca por su originalidad, y es, sin duda, en uno de los más tradicionales y nombrados de Galicia. Cada año presenta una rica amalgama de elementos emblemáticos como el folión o “fulión”, las guerras de harina y los personajes principales de su “Entroido” como son los “boteiros”. Las comparsas son otro elemento diferenciador en Viana do Bolo, que casi se había perdido, pero se está recuperando en el territorio, como la mula, los lardeiros y personajes exclusivos de aldeas concretas, como la patumada de Fornelos de Filloás.

Los preparativos para el Carnaval comienzan tras la Navidad, cuando los habitantes de Viana do Bolo y localidades cercanas organizan el «folión», un desfile callejero con bombos y azadas que recorre las calles de los pueblos. Se trata de la máxima expresión del espíritu comunitario.

En las entrañas de este municipio, entre el latido de esta tradición centenaria, y acompañando al son ensordecedor de los foliones, emerge la figura imponente del “Boteiro”. Es el personaje más aguardado, el espíritu encarnado de un carnaval que despierta con la algarabía de sus brincos y la vistosidad de su atuendo.

El “Entroido” de Viana do Bolo es un precioso legado transmitido oralmente, una historia envuelta en el velo de la escasez de documentos escritos que solo certifican su existencia desde el siglo pasado, que se alza como uno de los más antiguos y representativos de Galicia.

NOTA: Fotografías del Periódico O Sil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Como todo sitio de internet, La Guia Viajera emplea cookies para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Los datos de su navegación (pero no los personales) se comparten con nuestros partners. Si continúa navegando está dando su consentimiento para aceptar las cookies. + INFO. ACEPTAR

Aviso de cookies