Destinos diferentes para los amantes del vino

La verdad es que no hacen falta excusas para viajar y descubrir lugares nuevos, pero también es cierto que cada persona tiene una motivación distinta para hacerlo. Las rutas vitivinícolas son una opción cada vez más común no solo entre los aficionados a la enología, sino también entre aquellos que simplemente quieren disfrutar de parajes hermosos y tranquilos donde comer y beber en una buena mesa.

Solamente alrededor de unos 10 países son los responsables del 80% de la producción de vino mundial, y de ellos destacan tres grandes productores: Francia, Italia y España, por ese orden. Entre los tres, abastecen al mundo con alrededor del 40% del vino que se consume en el planeta. Por lo tanto, en cada uno de estos países se pueden encontrar varias regiones que los amantes del vino pueden visitar. Y ocurre lo mismo en otros estados, aunque su producción sea menor.

Hay zonas que incluso dan nombre a algunos de los vinos más famosos del mundo, como La Rioja en España, Burdeos y Champagne en Francia u Oporto en Portugal; otras regiones, como Napa Valley en Estados Unidos o la Toscana en Italia son conocidas precisamente por ser productores de vino. Todos estos lugares son un paraíso para todo el mundo en general y para los amantes del vino en particular, pero hemos seleccionado otros destinos que son igual de atractivos y que quizás desconocías.

Ribeira Sacra, Galicia

La Ribeira Sacra logró la Denominación de Origen de sus vinos hace poco más de 20 años y aunque está cobrando mucha fuerza en los últimos tiempos, todavía no tiene el reconocimiento de otras zonas vitivinícolas de España. Pero seguro que lo consigue.

Los peculiares viñedos de esta zona de la provincia de Ourense, los llamados “socalcos” que están en las laderas de la montaña, ofrecen un paisaje único. Esta región cuenta con las uvas propias de Mencía y Godello, muy bien valoradas por los expertos pero que dan vinos a precios más que accesibles. Además, la Ribeira Sacra cuenta con una gran belleza natural y una enorme concentración de construcciones del Románico.

Vino2

Crédito

Córcega, Francia

Aunque ha descendido el número de viñedos en los últimos años, los franceses siguen siendo los reyes del vino. El país galo acoge varios destinos específicos ya no para los amantes del vino sino para los amantes de determinadas variedades: Alsacia es conocida por sus vinos blancos, Beaujolais por el tinto, Burdeos por tener un poco de los dos, Burgundy por su famoso Pinot Noir, Champagne por el espumoso que recibe el mismo nombre… y Córcega por el vino rosado.

Esta isla francesa pegada a la parte norte de la “bota” de Italia, se conoce como la “isla de la belleza”. Ofrece una belleza universal, para todos los gustos, desde lo más lujoso a la acampada libre. Una isla pequeña pero que cuenta con muchas caras, y con excelente vino.

Campania, Italia

La región de Campania, cuya capital es Nápoles, respira vino. Forma parte de su cultura como la pizza o el fútbol, con la misma pasión. Igual que sucede con la comida, sus vinos se caracterizan por ir directos al paladar y ser ricos en sabor sin necesidad de demasiados tratamientos. Prima ante todo el producto.

La cultura del vino en Campania se remonta a la época grecorromana, pero hubo un tiempo en el que no se le prestó mucha atención y la calidad de sus vinos decayó. Ahora se ha visto el potencial que siempre ha tenido esta tierra y sus vinos compiten al mismo nivel que los mejores del país.

Italia es conocida mundialmente por su gastronomía, incluyendo el vino, y seguramente sea en Campania donde mejor se conserve esa tradición culinaria. Además de ser un placer para el paladar, la región también lo es para la vista. Tienes la historia y la locura de sus ciudades, como Nápoles o Salerno, pero también cuentas con la imponente belleza de la Costa Amalfitana, ideal para ser recorrida en coche, o de la isla de Capri.

Vino3

Crédito

Valparaíso, Chile

Chile es uno de los mayores productores de vino del mundo, el que más produce en el hemisferio sur junto con Argentina (especialmente el Valle de Uco). Los chilenos cuentan con su propia variedad,  la Carmenere. Original de Burdeos, se llevó a Chile en el siglo XIX y está resurgiendo en los últimos años, reconociéndose ya como vino chileno.

Se está desarrollando mucho el turismo enológico y cuentan con varias rutas que ofrecen distintos paisajes y vinos aprovechando la peculiar forma de este país. La región de Valparaíso se encuentra en el Valle Central, donde se localizan la mayoría de estas rutas. Esta zona es de las más turísticas de Chile, con la ciudad de Valparaíso y la de Viña del Mar disputándose el trono de ser la más visitada.

Viña del Mar, conocida como la “ciudad jardín”, está ganando puntos a Valparaíso. La colorida ciudad que da nombre a la región sigue siendo un destino obligado que visitar por sus famosos funiculares, pero Viña del Mar gana terreno gracias a una oferta muy variada que va más allá del turismo de playa y que es mucho más que su famoso Festival de la Canción.

vino4

crédito

Santa Barbara, Estados Unidos

Pese a que se produce vino en todo el país, es en California donde se concentran la mayor parte de los grandes productores estadounidenses. Las regiones más conocidas son Napa Valley, que puedes descubrir en el tren del vino, y Sonoma, cerca de San Francisco, pero si quieres algo a pie de costa y con un clima más cálido, te recomendamos Santa Barbara.

Las rutas entre los viñedos de Santa Barbara eran muy conocidas entre los aficionados locales, pero ha sido gracias a la película Entre Copas que han conseguido atraer a visitantes de todo el mundo.

Por su pasado colonial español, Santa Barbara respira cierto aire mediterráneo, pero lo cierto es que cuando piensas en California -con el sol, la playa, los restaurantes y los cochazos-, en realidad estás pensando en Santa Barbara. Un destino lleno de contrastes que mezcla tranquilidad y aventura, y que atrae tanto a jubilados como a surfistas.

Otago, Nueva Zelanda

La mayoría de vinos que nos llegan de Oceanía se producen en Australia, pero los neozelandeses están ganando fuerza gracias a su gran calidad. Uno de los más conocidos es el Pinot Noir que se produce en Central Otago, considerado uno de los mejores del mundo.

Otago se encuentra en la Isla Sur de Nueva Zelanda, en la parte sureste. Esta región se posiciona como las verdaderas Antípodas, y en ella te encontrarás en un entorno de película: montañas nevadas, playas por descubrir, ríos, minas, ballenas… tan de película como que en esa zona se rodaron varias escenas de la saga de El señor de los anillos.

Es además una zona con mucha historia, donde convive lo que queda de la cultura maorí con los restos de los primeros asentamientos europeos. Tienes naturaleza, historia y cultura, ya que la ciudad principal de la región, Dunedin, es conocida por su gran actividad artística y cultura. Todo acompañado por el mejor vino, que parece que así se disfruta todavía más.

vino5

crédito

Foto de portada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Como todo sitio de internet, La Guia Viajera emplea cookies para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Los datos de su navegación (pero no los personales) se comparten con nuestros partners. Si continúa navegando está dando su consentimiento para aceptar las cookies. + INFO. ACEPTAR

Aviso de cookies