Madrassa Bou Inania de Meknes

La Madrassa Bou Inania de Meknes es, probablemente, el monumento más bello que ver en Meknes, una ciudad Patrimonio de la Humanidad situada bastante cerca de Fez y que merece mucho la pena visitar (en este artículo ya con contamos cómo ir de Fez a Meknes por libre o en tour en español)

Qué es la Madrassa Bou Inania de Meknes

Las madrasas son escuelas coránicas. Es decir, escuelas donde los alumnos acudían para aprender la ley de Dios comprendida en los versículos del Corán. En las madrasas, los alumnos podían acudir por largas temporadas, muy a menudo años, residiendo en las propias celdas de la madrasa, en caso de tratarse  de alumnos llegados de fuera de la ciudad.

La Madrassa Bou Inania de Meknes es la más bonita de la ciudad y fue construida en el siglo XIII, en un momento en que la dinastía meriní (también conocido como Sultanato benimerín) era quien gobernaba lo que hoy conocemos como Marruecos.

Lo curioso es que la Madrasa Bou Inania de Meknes recibe el nombre del gobernante meriní Abu Inan Fari , aunque fue su padre, Abu al-Hasan Ali ibn Othman, quien la construyó en 1335.

Madrasa Bou Inania de Meknes visita

Los merinís edificaron madrasas muy similares en otros lugares del estado, de manera que quien tenga la oportunidad de visitar Fez, verá que la Madrassa Bou Inania de Meknes recuerda a una escuela coránica del mismo nombre de Fez.

La Madrassa Bou Inania de Meknes está situada en plena medina de Meknes, que es la parte más interesante de la ciudad. Observaréis que no se escatimó en gastos para el que es una de las joyas del arte meriní en Marruecos.

Como otras madrasas edificadas por los merinís, la Madrassa Bou Inania de Meknes se dispone alrededor de un patio central. En el centro encontramos una fuente, muy típica de estas latitudes.

Madrasa Bou Inania de Meknes interior

Las maderas nobles, los azulejos vidriados formando mosaico zellij y el yeso, formando auténticas filigranas, son los tres materiales que forman la ornamentación de la Madrassa Bou Inania de Meknes.

Tras acceder por un pasadizo, se puede entrar a este patio central, que queda a la derecha, o a la conocida como sala de las abluciones. También se puede acceder, a través de unas escaleras, al primer piso, que es donde encontramos las antiguas y austeras celdas de los alumnos que estudiaban en la Madrassa Bou Inania de Meknes, pero con las ventanas que se abren al patio central.

También en la planta baja encontramos otras celdas. Hay 13 celdas en la plata baja y 26 más en el primer piso.

Aunque la parte más fotogénica de la Madrasa es el patio central, no hay que dejar de visitar la sala de las abluciones. Se trata de un patio rectangular en el que el centro se sitúa un estanque y alrededor del patio, los vestuarios o letrinas.

Madrasa Bou Inania de Meknes

Como es habitual en este tipo de edificios, la Madrassa Bou Inania de Meknes también disponía de su propia mezquita. O, al menos, una sala de oraciones dedicada al rezo, con el habitual mihrab árabe orientado a La Meca.

Sin duda, la Madrassa Bou Inania de Meknes es uno de los lugares más bellos que ver en Meknes y el más fotogénico de todos ellos.

Precio para visitar la Madrasa Bou Inania de Meknes

Para visitar la Madrasa Bou Inania de Meknes debéis pagar una entrada de 70 DH.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Como todo sitio de internet, La Guia Viajera emplea cookies para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Los datos de su navegación (pero no los personales) se comparten con nuestros partners. Si continúa navegando está dando su consentimiento para aceptar las cookies. + INFO. ACEPTAR

Aviso de cookies