Un recorrido por el casco histórico de A Coruña

A Coruña es una ciudad abierta y acogedora, con un paseo marítimo y un puerto espectaculares, a los que les bastan unos pocos metros para enamorar al visitante. Menos conocida, pese a su belleza y tradición histórica, son los alrededores del casco antiguo de la Ciudad Vieja, cuyas calles nos transportan al latir de una ciudad medieval teñida de barroco, sin renunciar nunca al espíritu que lleva a esta ciudad a vivir con la omnipresente compañía del Océano Atlántico.
 
 

Jardines de San Carlos

Una buena forma de comenzar la visita es la que nos invita a empaparnos con una primera visión de la escultura del Magnus Portus Artabrorum, concebida por los romanos, desde los Jardines de San Carlos. Se trata de un jardín único, ubicado en una estructura fortificada que lo resguarda de las inclemencias del viento coruñés, un compañero habitual de la ciudad. En él se encuentra la tumba del Sir John Moore, general inglés que encontró su final defendiendo la ciudad del ataque francés en 1809. La célebre poetisa gallega Rosalía de Castro encontró en este paraje su inspiración para los siguientes versos de agradecimiento y respeto:
 
 
“¡Máis que fermosa e sin igual morada,
He coupo en sorte ós teus mortales restos!
¡Quixera Dios que para ti non fora,
nobre extranxeiro, habitación allea!…”.
 
“¡Más qué hermosa y singular morada,
la que tuvo a suerte recibir tus mortales restos!
¡Quisiera Dios que no fuese para ti,
noble extranjero, una habitación ajena!
 
 
coruna 2
 
 
La presencia de los casi 14.000 soldados británicos que acompañaron a Moore en la batalla de Elviña (conocida simplemente como batalla de Coruña), dejo un inevitable poso en la ciudad y sirvió para importar también algunas de sus aficiones, con lo que los coruñeses se familiarizaron antes con las peculiaridades de juegos de tradición anglosajona como el blackjack, que los habitantes de otras regiones de Galicia.
 

La Ciudad Alta 

Tras disfrutar con la riqueza botánica y arquitectónica de los Jardines de San Carlos, ponemos rumbo hacia la zona más noble y aristocrática que se conserva en la urbe: los alrededores de la Iglesia de Santiago, zona donde los elegantes edificios y casonas de la nobleza y burguesía coruñesas sirven ahora como residencia de personalidades dedicadas al mundo de la moda y la política. Destacan el palacio de los marqueses de San Martín de Hombreiro (calle del Parrote 14) y la morada de la escritora Doña Emilia Pardo Bazán (donde hoy tiene su sede la Real Academia Galega, en la calle Tabernas 11). Frente a la plaza de Santa María se encuentra la otrora residencia de Manuel Murguía y Rosalía de Castro, el Palacio Cornide (Príncipe 3) y su afrancesada fachada.
 

Iglesia de Santiago – Convento de Santo Domingo 

Refugio de muchos peregrinos en su Ruta Xacobea ya desde el siglo XIV (Coruña es una de las paradas del Camino Inglés hacia Santiago de Compostela, una ruta marítima que atraía visitantes del norte de Europa), la Iglesia de Santiago es un templo románico que puede presumir de ser el segundo monumento más antiguo (data del S. XII) de la ciudad, solo superado por el faro romano de la Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad, privilegio que también comparte con la Muralla de Lugo. La iglesia, además de para el culto, también prestaba su atrio para las reuniones del Concejo de la Ciudad durante los S. XIV y XV. Si la lluvia se presentaba, la reunión se desplazaba al hogar de la capilla de la patrona de la ciudad, la Virgen del Rosario, situado en el convento de Santo Domingo, erigido durante el S. XIII y reconstruido en el XVI tras ser destruido por los ingleses.
 

Colegiata de Santa María del Campo 

 También del siglo XIII, la Colegiata de Santa María del Campo nos recibe con una portada principal profusamente trabajada donde se representa la Adoración de los Reyes a modo de símbolo del largo viaje necesario para alcanzar las tierras próximas a lo que los romanos entendían como el fin de la tierra (Finis terrae). En su interior aparece una escena gótica de la anunciación, con una escultura del Ángel Gabriel cuyo dedo, según cuenta la leyenda, marcará la altura a la que el mar iba a anegar la ciudad; frente a él, y con un león como compañía, María neutraliza la amenaza y concede el perdón a la ciudad.
Una ciudad tan acostumbrada a los rigores de la lluvia y las tormentas no podía dejar de tener una referencia a Santa Bárbara, y esta aparece en la forma del convento de las Bárbaras, hermandad franciscana que se integró en la orden de Santa Clara a comienzos del s. XX. Se trata de un espacio perfecto para la contemplación y el recogimiento, aunque, paradójicamente, esté bajo la inquisidora balanza de San Miguel, quien aparece representado pesando almas durante el juicio final.
 
 
coruna 3
 
Plaza de Azcárraga y Casa Museo de María Pita 
 
No tendremos que caminar mucho para alcanzar otra de las plazas más bellas de la ciudad, la del Azcárraga, anteriormente conocida como plaza de la Harina. En su centro nos encontramos la fuente del Deseo, que también recibe la mirada de la Capitanía General, una hermosa edificación neoclásica que fue levantada en 1740 para albergar la Audiencia y Capitanía General del Reino de Galicia.
Y cómo escribir sobre la tradición histórica de A Coruña sin mencionar a la heroína por excelencia de la ciudad, María Pita, una mujer humilde que representa la resistencia de la ciudad frente a la invasión inglesa comandada por Sir Francis Drake, almirante de tradición corsaria, en 1589. María Pita vivió en la calle Herrerías 28, lugar que hoy acoge la Casa Museo de María Pita, y su estatua se levanta frente al Ayuntamiento de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Como todo sitio de internet, La Guia Viajera emplea cookies para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Los datos de su navegación (pero no los personales) se comparten con nuestros partners. Si continúa navegando está dando su consentimiento para aceptar las cookies. + INFO. ACEPTAR

Aviso de cookies