San Isidoro de León y el Panteón Real. Visita y datos prácticos.

La Basílica de San Isidoro de León (o Colegiata de San Isidoro) es uno de los monumentos imprescindibles que ver en León. Seguramente, el más importante junto a la excelsa Catedral de León, el otro gran hitos arquitectónico de la ciudad.

La importancia de la Basílica de San Isidoro de León no la encontramos solamente en que se trata de uno de los monumentos románicos más bellos de España a nivel arquitectónico, sí no que la debemos hallar en la belleza de lo que es conocido como el Panteón de los Reyes o Panteón Real de León, cuya decoración a base de frescos románicos de bellísima factura le han valido el sobrenombre de Capilla Sixtina del románico español.

La Basílica de San Isidoro de León, un bello ejemplo del románico.

Al visitar la Basílica de San Isidoro de León vais a tener la oportunidad de visitar una de las obras más importantes del románico. Fue construida a partir del siglo XI, inicialmente como un monasterio dedicado a San Pelayo, el cristiano martirizado en tiempos de Abderramán III.

Sin embargo, cuando los restos de un Arzobispo sevillano del siglo VII fue trasladado al cenobio, el lugar pasó a ser conocido como San Isidoro de León.

Visitar San Isidoro de León y el Panteón Real. Horarios y precios.

Para visitar San Isidoro de León y el Panteón Real debéis pagar entrada. Estos son los horarios y precios.

Horario para visitar San Isidoro

  • De martes a sábado: 10.00 a 14.00 y 16.00 a 20.00
  • Domingo: de 10.00 a 14.00
  • Días festivos y especiales (12 octubre, 6, 8, 24 y 31 diciembre) está abierto solo por las mañanas.
  • Cierra el día de Navidad (25 diciembre)

Precios para visitar San Isidoro

  • Entrada general: 5 euros
  • Entrada menores de 12 años: gratis

Cómo es San Isidoro de León.

En la Basílica de San Isidoro vamos a visitar la iglesia y el Panteón de los Reyes o Panteón Real, que está situado en una cámara que da la sensación de ser una cripta, aún sin serlo.

La fachada de San Isidoro.

La fachada sur es la que da a la plaza de San Isidoro y es donde encontramos la puerta de acceso al templo. Aquí es donde ubicamos la bella Puerta del Córdero con el Tímpano del Cordero, una joya del románico que representa el Sacrificio de Isaac con el cordero místico.

No es esta la única puerta de la fachada meridional. También debemos fijarnos en la Puerta del Perdón, que era por donde entraban los peregrinos. Aquí encontramos representadas la Ascensión, el Descendimiento y el Sepulcro vacío. La fachada se explica en el free tour de León que se celebra cada día.

fachada san Isidoro

El interior de San Isidoro.

La Basílica de San Isidoro, tal y como nos ha llegado, es un templo de tres naves y planta de cruz latina. Se trata de un edificio románico, aunque el ábside central, por ejemplo, corresponde ya al siglo XVI. La nave central se cierra mediante una bóveda de cañón, mientras las laterales se cierran con una bóveda de arista.

La Capilla Mayor es del siglo XVI, de manera que sustituyó la capilla románica original. El retablo fue colocado en 1920, es gótico y procede de otra iglesia castellana.

En cambio la Capilla de la Trinidad o de San Martino está ornamentada con un bastante monumental retablo barroco. Es decir, con mucho dorado y columnas salomónicas.

El Panteón Real de San Isidoro.

Sin embargo, si algo convierte la visita a San Isidoro, como uno de los lugares imprescindibles de León es el conocido como Panteón Real.

Verdadera joya del románico mundial, el Panteón Real de León data de los tiempos de Alfonso V el Noble. quien dedicó un primer espacio a lugar de enterramiento real. Concretamente, como lugar de sepultura de Bermudo II y Elvira, sus padres. Los siguientes monarcas fueron ensanchando el espacio y dándole nueva forma, aunque el resultado final lo debemos encontrar en el empeño de la Infanta Urraca, hija del Rey Fernando I.

San Isidoro León

Se trata de un espacio más bien pequeño, de área cuadrada y con las bóvedas a muy baja altura. Ello da la impresión de que se trate de un cúpula, aunque en realidad no es así. En el centro de este espacio, grandes columnas con capiteles sostienen las bóvedas que, en realidad, es lo verdaderamente maravilloso Panteón Real de San Isidoro.

Visitar San Isidoro de León

Esta ornamentación es lo que convertido al Panteón Real de León en la Capilla Sixtina del Arte románico. Entre las escenas más destacadas hay que mencionar La Anunciación de los pastores, la Santa Cena, la Crucifixión o el Apocalipsis de San Juan.

Mención a parte merecen los capiteles. Algunos con decoración vegetal y otros con una rica historiografía que incluye escenas como el sacrificio de Isaac o la resurrección de Lázaro.

San Isidoro de León

La verdad es que visitar la Colegiata de San Isidoro de León resulta casi obligado si se tiene la oportunidad de conocer esta ciudad castellana. Tanto por la iglesia en si mismo, como por este maravilloso Panteón Real de León, se trata de uno de los grandes momentos del arte románico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Como todo sitio de internet, La Guia Viajera emplea cookies para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Los datos de su navegación (pero no los personales) se comparten con nuestros partners. Si continúa navegando está dando su consentimiento para aceptar las cookies. + INFO. ACEPTAR

Aviso de cookies