¿Qué ver en Marruecos? El pueblo azul Chefchaouen

Visitar Marruecos siempre es una experiencia que tenemos al alcance de la mano. Este país se caracteriza por sus enormes contrastes, por una riqueza natural increíble y por ofrecer paisajes únicos. Uno de ellos es la ciudad de Chefchaouen, famosa porn umerosos aspectos, pero sobre todo, por su característico color azul que puebla sus casas y sus calles. Te invitamos a hacer un recorrido por uno de los lugares mágicos de Marruecos, y que no puede faltar si visitas el interior del país.

Antes de continuar con nuestro recorrido, es importante que a la hora de planificar un viaje pienses en un seguro. Por muy poco dinero puedes gozar de la tranquilidad de una protección muy alta. Al salir al extranjero, que nuestras necesidades en caso de urgencia queden cubiertas, es una prioridad. Por esa razón, descubre cuál es el tipo de seguro de viaje que más te conviene simplemente haciendo clic aquí, una decisión de la cual nunca te vas a repetir.

Chefchaouen: un lugar lleno de encantos

La ciudad se encuentra en la ladera de una montaña, y llama poderosamente la atención por su característico color azul, que junto con el blanco le dan un aspecto único, un verdadero contraste con respecto al paisaje. Por esa razón, Chefchaouen es un verdadero desafío a los sentidos. Pero una vez que te adentras en sus calles, que siguen el patrón típico de las localidades de la región, nos encontramos con sorpresas a cada momento. Su patrimonio es notable, ya que la medina es el principal  atractivo arquitectónico de Chefchaouen. Adentrarse en ella es hacerlo al mundo de sensaciones, a llegar al corazón del Marruecos más puro. Es toda una invitación a descubrir la magia de esta localidad, que recibe gran cantidad de visitantes cada año. No es para menos, Chefchaouen es un auténtico regalo a la vista.

La medina también es una invitación a practicar el deporte nacional de Marruecos, regatear en las tiendas de artesanía. Vas a tener la oportunidad de hacerlo en todas los zocos de Marruecos, como la medina de Marrakech o la de Fez. Trata de ser justo, podrás llevarte algún recuerdo interesante por un precio muy competitivo. Recuérdalo en tu viaje a Chefchaouen, a los marroquíes les encanta regatear, así que, si no estás muy preparado en este noble arte, es el momento de comenzar a practicar.

La plaza Uta el-Hamman es un lugar muy recurrente, lugar de reunión y plagado de restaurantes. Hay ambiente a cualquier momento del día, además, es un lugar de paso obligado al entrar o salir de la medina. En la plaza encuentras lugares en los que sentarte a tomar un refresco o un té, o quizá para almorzar disfrutando del típico tajine marroquí; podría decirse que es el centro neurálgico de la ciudad y siempre hay bastante movimiento. Es un buen momento para hacer un alto en el camino antes de visitar uno de los lugares más importantes de la ciudad. Y es que en esta plaza encontramos la alcazaba y la gran mezquita. Vamos a fijarnos en el primer monumento, que es una visita indispensable. Adentrarse en ella es descubrir unos jardines muy interesantes, un contrapunto perfecto a las torres vigías y al entramado de murallas de este tipo de edificación defensiva. Es una visita que merece la pena, además, en el interior hay un museo etnográfico.

Chefchaoeun: una invitación permanente

Contemplar Chefchaouen desde otra perspectiva es posible desde el mirador de Bouzafar. Es una caminata menor de media hora, pero que tiene la recompensa de ver toda la medina desde una perspectiva muy amplia. Es el lugar perfecto para realizar buenas fotos para tu redes sociales. Que no te quepa duda de que vas a llevarte una imagen muy bonita de esta ciudad del interior de Marruecos.

Al tratarse de una ciudad que acoge a gran cantidad de visitantes, no hay ningún problema en encontrar algún sitio para comer. Hay que tener algo de cuidado porque muchos lugares son demasiado turísticos, y la impresión puede no ser la mejor. Por eso, nuestra recomendación pasa por preguntar a algún local sobre algún restaurante frecuentado por no forasteros, podrán darte alguna recomendación interesante para comer de forma excelente por un precio muy asequible.

Chefchaouen ha sabido sacar partido como ningún otro lugar de su particular arquitectura. Se nota que es una localidad muy cuidada, y consciente de recibir miles de visitantes cada año, no te va a ser difícil moverte por sus callejuelas. Cada rincón merece una fotografía, y los habitantes de la ciudad siempre se muestran partícipes para poder ayudarte si necesitas solventar alguna duda. Se trata de una población muy hospitalaria, lo que es un gran reclamo.

Una visita a Chefchaouen es una fantástica oportunidad de adentrarse en la magia de Marruecos. Por todas estas razones, planificar una escapada es cuestión de comenzar a planificar tu viaje y de contar con un buen seguro de apoyo, algo prácticamente obligatorio en países que no son del ámbito de la Unión Europea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Como todo sitio de internet, La Guia Viajera emplea cookies para prestar sus servicios, personalizar anuncios y analizar el tráfico. Los datos de su navegación (pero no los personales) se comparten con nuestros partners. Si continúa navegando está dando su consentimiento para aceptar las cookies. + INFO. ACEPTAR

Aviso de cookies